logo

¿Tienes un reto en mente?

Escuchamos tus ideas para materializarlas en soluciones TI vanguardistas, generando valor, oportunidades reales y competitividad a tu empresa, comprometidos con un servicio ágil y personalizado.

Categorías

La proactividad depende de tí

Muchas personas manifiestan y afirman que son proactivas; pero ¿sabemos el verdadero significado? Es importante ser conscientes que todos no somos proactivos, pero si cada uno desea contar con esta actitud, lo podrá hacer. Ser proactivo es una decisión de vida que solo depende de ti.

La proactividad es la actitud que adquirimos frente a cualquier labor, tomando el control e iniciativa que permita desarrollarla sin esperar a que otros lo hagan por ti.

¿Por dónde empezar?

  • Da el primer paso. Siembra la actitud de proactividad día a día, siendo consecuente con tus valores y la confianza en tus sentidos e intuición.
  • Interioriza. Reflexiona sobre qué cambios puedes efectuar en tu vida personal y laboral que puedan contribuir al éxito.
  • Presta atención. Anticípate a las cosas que sucederán.
  • Mentalízate. Busca soluciones a los problemas, no explicaciones.
  • Focalizate. Enfócate en los resultados, más que en los retrasos.

He construido una fórmula fundamental para comprender la relevancia que tiene una actitud proactiva en nuestras vidas:

Determinación + Proactividad = Éxito seguro

Esfuérzate cada mañana en cambiar tu actitud frente a la vida y las actividades que desarrollas. Convertirte en una persona proactiva será la clave para lograr ser exitoso.

Cuando decidimos cambiar nuestra actitud y tomar la proactividad como estilo de vida, logramos transformarnos en personas con autocontrol, seguras de sí mismas y con capacidad de escuchar las ideas de los demás, inspirando respeto y confianza.

¿Qué ganamos?

  • Ser un ejemplo a seguir.
  • Dar lo mejor de sí mismos.
  • Ser un generador de soluciones.
  • Trabajar de manera efectiva con otras personas.
  • Sentirnos empoderados, es decir, competentes y poderosos.
  • Dar respuestas concretas a lo que sucede y a lo que queremos.
  • Ser considerado como una persona que aporta y mejora sus procesos.
  • Actuar con energía y resolución, transformadores de ideas en acciones, generando cambios constructivos.
  • Tomar decisiones basadas en nuestros valores y no en emociones, es decir, actuar con «inteligencia emocional».

Finalmente, una persona con actitud proactiva no solo toma la iniciativa sobre actividades sino que asume la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.

No hay comentarios

Escribe un comentario

Comentario
Nombre
Correo electrónico
Sitio web

¿Necesitas ayuda?